Tox

Tox comenzó hace un par de años en respuesta las revelaciones de Edward Snowden, sobre las actividades de espionaje de la NSA. El proyecto buscaba crear una aplicación de mensajería instantánea que pudiese funcionar sin la necesidad de servidores centrales. El sistema funcionaría de forma distribuida, de par a par y con cifrado de punta a punta; sin forma de deshabilitar la encriptación; con facilidad de uso que no requiera conocimientos avanzados sobre criptografía, seguridad o telecomunicaciones.

Hoy en día, la meta original se ha logrado: hay una librería central que proporciona todas las funcionalidades de encripción y comunicación, y varios clientes que las implementan. Tox es un proyecto de software libre que cuenta con miles de usuarios y cientos de contribuyentes; no hay señales de que el desarrollo o el soporte vaya a detenerse próximamente.

Clientes

Los dos clientes más populares son uTox y qTox. Ambos cuentan con versiones para Windows, GNU/Linux, OS X, FreeBSD y Android. Los invitamos a probar ambos y decidir cuál les parece mejor. En lo personal, recomendamos qTox por la mayor cantidad de funcionalidades disponibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *